SINCRONIZACIÓN DE LOS HEMISFERIOS

El cerebro se divide en dos hemisferios, el derecho y el izquierdo, la técnica de sincronización de hemisferios es utilizada por psicoterapeutas en pacientes que experimentan traumas, la meta es enlazar los hemisferios utilizando los sentidos para constituir y reducir la molestia asociada a dicho trauma.

Es empleado específicamente en diferentes trastornos complicados como estrés postraumático, ansiedad, falta de autoestima, entre otros, y tiene como fin reducir el efecto que estos trastornos pueden tener en el paciente. El cerebro obtiene la información de cada sentido pero lo procesa de manera diferente.

Cada hemisferio del cerebro, el hemisferio derecho se caracteriza por ser intuitivo y creativo, mientras que el izquierdo es lógico y de análisis, el procesamiento de la información ocurre al mismo tiempo en el cerebro pero con diferentes enfoques, es ahí donde se centra la técnica de sincronización de hemisferios

La sincronización de los hemisferios sucede a través de la estimulación mediante el uso de los sentidos, reestableciendo la reacción de la persona ante los traumas del pasado y los trastornos del presente. Los estudios indican que al presentarse eventos traumáticos el cerebro pierde sincronía.

Esto tiene como resultado que la persona experimente disturbios emocionales que se manifiestan como ansiedad, pánico, depresión, falta de autoestima, etc. El psicoterapeuta mediante la sincronización de los hemisferios observa detalladamente al paciente mientras este cuenta su historia.

El psicoterapeuta evalúa las repuestas corporales, y al mismo tiempo recurre a la sincronización de los hemisferios utilizando diferentes estímulos para los sentidos, causando así que la reacción a la información guardada en el cerebro varíe, disminuyendo el efecto negativo y desapareciendo con esto los trastornos que se presentaban como respuestas activas.

Los psicoterapeutas indican que para subsanar eventos traumáticos se debe tener un correcto procesamiento de información entre el hemisferio que está encargado de las sensaciones emocionales y el hemisferio que está encargado del análisis de dicha información.

Siendo este el centro de la sincronización de los hemisferios, ya que al suceder un evento negativo se reacciona al principio con sentimientos negativos luego de esto se analiza la situación exponiendo diferentes tipos de soluciones, pero al suceder un evento traumático esta relación se corta.

Lo que causa repercusiones psicológicas en la persona, y es ahí donde interviene el psicoterapeuta con la sincronización de hemisferios para que el paciente logre reestablecer la relación entre la reacción emocional y la reacción analítica que aporta el cerebro.